¿Cuál es el mejor champú para mi cabello?

El cabello tiene dos funciones: protectora (resguarda a la cabeza de temperaturas altas o bajas) y la más importante desde un punto de vista social: la estética. Y es que nuestro aspecto dice mucho de nosotros a la hora de dar una buena imagen en eventos como una entrevista de trabajo, una reunión social, …

¿Qué buscamos conseguir a la hora de lucir una bonita melena? Todos anhelamos que el pelo se vea saludable, fuerte, con brillo, con un color intenso y una buena definición. Para conseguir todos estos resultados (que requieren de mucho cuidado de nuestro cabello) haremos referencia al “hair exposome”. El hair exposome es un nuevo concepto que aborda todos los factores que influyen sobre el cabello y el cuero cabelludo para tratar de plantear cada causa y dar una solución específica.

Los factores que influyen sobre el cabello son:

  • Estrés y salud. El estrés provoca alopecia, fragilidad capilar y deshidratación. Los cambios hormonales influyen en el ciclo folicular y ciertos medicamentos afecta al cabello ya que a través del folículo piloso se eliminan tóxicos.
  • Alimentación. Es necesario tener una dieta equilibrada para que el organismo no tenga déficit de ningún componente del cabello para su formación: alimentos ricos en nitrógeno y azufre, oligoelementos (hierro, cobre, cinc y yodo), proteínas, lípidos (ceramidas, colesterol y triglicéridos) y agua.
  • Contaminación. Las partículas que se encuentran en el ambiente se pueden acumular en el cabello y dañar, secar y decolorar el cabello. Un ejemplo es la exposición al humo del tabaco.
  • Microbiota. En el cuero cabelludo habitan una variedad de microorganismos que viven en equilibrio. Si este equilibrio se rompe (proliferan unas especies y otras disminuyen su presencia), da lugar a trastornos en el cabello.
  • Condiciones ambientales y radiación UV. La radiación solar y los cambios bruscos de temperatura tienen efectos no deseados en el cabello y cuero cabelludo, como un incremento del frizz, decoloración, rotura de la fibra capilar, ...
  • Manipulación física y química. Tanto los procesos técnicos (cepillado, secado, planchado, …) como los químicos (decoloración, alisado permanente, ...) pueden resultar agresivos para el cabello y perjudicar el cuero cabelludo.

Si tratas de evitar todos estos aspectos negativos, tendrás una melena digna de recibir todas las miradas.

 

En KEMIO recibo muchas consultas acerca de las principales enfermedades que se dan en el cuero cabelludo y qué champú usar, así que vamos a ver los aspectos generales de estas afecciones y qué productos cosméticos son recomendables usar. Me gustaría reflejar que un producto cosmético “no cura una enfermedad”, sino que protege y mantiene un buen estado de la piel. También tened en cuenta que cada caso es distinto de otro, aquí recomiendo en términos generales.

 

  • Psoriasis:

Enfermedad inflamatoria crónica multifactorial, con gran componente genético, inmunológico y ambiental. Produce placas eritemato-escamosas (que se desprenden de la superficie corporal) debido a una renovación acelerada de las células de la epidermis. Se puede dar en el cuero cabelludo.

Se recomienda el uso de champús suaves con pocos agentes tensioactivos, con activos hidratantes y sin perfumes. Ejemplos son el ácido salicílico, la urea, el aloe vera, la glicerina, …

 

  • Dermatitis seborreica:

Es una enfermedad inflamatoria con placas eritematosas grasas y descamativas en áreas ricas en glándulas sebáceas. Se localiza en la piel del cuero cabelludo, aunque también puede aparecer en rostro, región centrotorácica y zona genital.

La dermatitis seborreica se puede dar tanto en niños como en adultos. En los lactantes se llama “costra láctea” (dermatitis seborreica infantil).

Se recomienda el uso de champús con activos queratolíticos y antifúngicos (para disminuir la proliferación de Malassezia spp). Ejemplos de estos activos son el piritionato de zinc, el sulfuro de selenio, aceite de borraja, …

 

  • Caspa

Existen dos tipos de caspa:

*Caspa seca o pitiriasis simple. No es una patología, no se produce inflamación ni eritema, además no aparece en forma de brotes. El cabello se observa seco y sin brillo, no hay picor en el cuero cabelludo o éste es mínimo. Se producen finas escamas de fácil desprendimiento en casi todo el cabello.

Se recomienda usar champús con activos queratolíticos, antifúngicos (debido a la proliferación del hongo comensal del cuero cabelludo Malassezia spp) e hidratantes (mejora de la barrera hidrolipídica del cuero cabelludo). Entre estos activos podemos encontrar el piritionato de zinc, la urea, el extracto de árnica, el aceite de pino, …

*Caspa grasa o pitiriasis esteatoide. Es una forma no inflamatoria de la dermatitis seborreica en el adulto. Las escamas permanecen adheridas al cabello y cuero cabelludo formando placas seborreicas con picor.

Se recomienda usar champús con activos queratolíticos y seborreguladores. Son comunes los activos azufrados y activos ácidos, como el ácido salicílico, extractos de limón, romero, …

 

Una vez hablado de estos problemas presentes en el cuero cabelludo, hablemos de los champús disponibles en KEMIO. En la tienda de www.kemio.es tenemos dos champús populares entre nuestros usuarios: el champú de coco y el champú herbal.

Ambos champús tienen en común el mismo tensioactivo principal: el sodium coco sulphate. Este tensioactivo es un agente limpiador suave, pensado para cueros cabelludos sensibles.

La diferencia principal entre estos productos está en la cantidad de aceite de coco que contienen: el champú de coco contiene una mayor cantidad de aceite de coco, lo que le aporta un mayor poder hidratante al producto cosmético. Además, el champú de coco no contiene perfume, lo que lo hace ideal para cueros cabelludos sensibles.

Por otro lado, el champú herbal tiene una mayor cantidad de tensioactivo (ingrediente limpiador). Tiene un perfume ligeramente cítrico, además contiene “lauryl betaine”, un tensioactivo suave con función acondicionadora del cabello, ayudando a cuidar a esos cabellos que se han de lavar más a menudo.

En conclusión, la recomendación es:

  • Champú de coco: cabellos secos, cabellos ondulados, cabellos rizados, cuero cabelludo con psoriasis, cuero cabelludo con caspa seca, cueros cabelludos sensibles.
  • Champú herbal: cabellos grasos, cabellos lisos, con abundancia de lavados, cuero cabelludo con dermatitis seborreica, cuero cabelludo con caspa grasa.

Por supuesto, siempre recomiendo acudir a un dermatólogo si hay una enfermedad en la piel y seguir el tratamiento que os paute.

 

Espero haberte ayudado.

Un abrazo,

Cristina Rodríguez, química cosmética

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *